Noticia El Walkman de Sony cumple 40 años, repasamos los teléfonos más míticos

El Walkman de Sony cumple 40 años, repasamos los teléfonos más míticos


Durante este año 2019 ha cumplido nada más y nada menos que 40 años un icono de la tecnología. Antes de la existencia del iPod, el streaming e incluso del mp3 existía un dispositivo que estaba ligado íntimamente con la música y la manera de escucharla.

Hablamos del Walkman de Sony, encarnado en su primero modelo el TPS-L2, un dispositivo con el que podíamos disfrutar de nuestra música favorita allá por donde estuviéramos. Llegó a obtener tales cuotas de popularidad que la propia Sony uso la denominación Walkman para sus teléfonos dedicados a la música.

La era previa a los smartphones


Mucho antes de que existiera Android y los smartphones, ya existían teléfonos móviles de Sony. En una empresa conjunta de la mano de Ericsson, gozaban de una buena cuota del mercado de la telefonía móvil con el permiso de Nokia. Dispositivos que gozaban de mucha popularidad, incluso usados por el mismísimo James Bond.

Recordemos que en aquellos años las marcas eran más «atrevidas» y Sony Ericsson decidió hacer versiones de sus teléfonos bajo la denominación Walkman. Dispositivos que estaban pensados para su disfrute musicalmente, junto a un diseño más juvenil y detalles como la incorporación de controles de reproducción.

Sony Ericsson W800


Uno de los primeros teléfonos bajo la denominación Walkman fue el Sony Ericsson W800. Basado en el exitoso K800, gozaba de un diseño con detalles en naranja que lo diferenciaba de la sobriedad del modelo original. Y como comprobaremos a continuación, Sony siempre ha sido un poco… especial.



Las especificaciones pueden parecer de risa a día de hoy, pero en la época eran más que respetables. Destacaba especialmente la opción de ampliar la memoria, en caso de necesitar más almacenamiento para nuestra música, pero estábamos restringidos al uso de tarjetas Memory Stick de la propia Sony.

Otra de las peculiaridades de este teléfono y de algunos más de esta lista, es la ausencia de toma de auriculares. Ya que Sony en aquella época usaba un conector propietario para tal cometido… por lo que las idas y venidas del jack de auriculares no es nada nuevo, ya que viene de largo.



Sony Ericsson W710


Avanzamos en el tiempo y llegamos a un clásico de la época, los teléfonos tipo concha. Sin embargo que no os engañe su apariencia clásica, ya que si observamos los detalles encontraremos que cuenta con el tratamiento Walkman de Sony.



Más que su interior destaca especialmente el exterior del teléfono, en el que encontraremos los controles de volumen, el botón de acceso a la cámara. Pero lo que realmente resultaba llamativo es la presencia de los controles de reproducción y una segunda pantalla externa.

En términos de ampliación seguíamos dependiendo de las tarjetas Memory Stick y la toma de auriculares seguía brillando por su ausencia. Al menos los auriculares con conector propietario venían incluidos con el teléfono, algo es algo…



Sony Ericsson W910


Seguimos avanzando y vemos la evolución en el diseño de los teléfonos móviles. El diseño tipo concha seguía siendo habitual, pero empezamos a encontrarnos teléfonos con un diseño deslizante que dejaba a la vista el teclado. Un elemento que más de una década después Xiaomi rescató para su Xiaomi Mi Mix 3.



El tamaño de la pantalla gozó de un ligero aumento en su diagonal, disponíamos de una cámara dedicada para videollamadas y los controles de reproducción se concentraron en el dial de control central. Los dispositivos Walkman seguían ostentando pequeños detalles anaranjados, sello de identidad de dicha denominación.

A pesar de poder usar hasta 4GB para ampliar el almacenamiento de nuestra música, de nuevo seguíamos atados al uso de las tarjetas Memory Stick. Y respecto a la toma de auriculares, nada nuevo, seguíamos necesitando usar los auriculares que venían junto al teléfono.



Sony Ericsson W380


Estamos ante un teléfono que pese a su apariencia clásica escondía un conjunto de características que lo hacían especial. Más allá de su diseño tipo concha, ligeramente renovado y haciendo uso de colores juveniles, el Sony Ericsson W380 nos sorprenderá.



¿Y que hacía especial este teléfono? Su carcasa externa, que alojaba tecnologías que más de una década después siguen siendo novedosas. Contábamos con la presencia de una pantalla OLED integrada en la propia carcasa, junto con controles de reproducción táctiles.

Pero no se quedaba solo ahí, además hacía uso de gestos para controlar el teléfono. Pudiendo controlar la reproducción, silenciar una llamada o rechazarla sin siquiera tocar el dispositivo. Seguíamos dependiendo de las tarjetas y toma de auricular propietarios de Sony, pero quizá no por demasiado tiempo…



Sony Ericsson W980


Nos encontramos ya en una época en la que soplaban vientos de cambio en la telefonía móvil. Lejos de las compañías tradicionales que dominaban el sector, en la lejana california empezaba a prepararse la revolución del smartphone de la mano de Apple y Google.



Sin embargo las compañías tradicionales, como Sony Ericsson, seguían apostando por la fórmula que tanto éxito les había dado. Apostando en esta ocasión por un diseño más arriesgado y diferenciador de su gama walkman, destacando sus llamativos controles de reproducción y su colorida pantalla secundaria.

Poniendo el foco en la toma de auriculares, nada nuevo bajo el sol, sin embargo en términos de almacenamiento había una novedad. No encontraríamos un slot para tarjetas de memoria, ya que el Sony Ericsson W980 contaba con nada más y nada menos que 8GB en su interior.



Sony Ericsson W995


Ya se vislumbraba en el horizonte que la telefonía móvil tradicional sería puesta patas arriba por la llegada de los nuevos smartphones. Por lo que nos encontramos ante uno de los últimos dispositivos, prácticamente el culmen, de la gama Walkman de Sony Ericsson.



Un teléfono con un cuidado diseño elegante, sin renunciar a pequeños toques de juventud. Junto con el ligero aumento de la diagonal de su pantalla encontrábamos una cámara de 8 megapíxeles y un gran avance en términos de rendimiento bajo su carcasa.

La memoria de almacenamiento alcanzaba hasta los 16GB, siendo obligatorio el uso de Memory Stick aún. Sin embargo la gran novedad era la incorporación de una toma de auriculares estándar, por lo que ya no estábamos atados al uso del conector propietario de Sony Ericsson.



Y llegó Android


Aquello que llevaba unos años madurando en la sombra se hizo una realidad, apareciendo en escena las primeras versiones del iPhone y los primeros dispositivos Android. En el caso concreto de Sony Ericsson, no llegó de los primeros al nuevo sistema operativo. Por lo que hubo que nutrir un poco la paciencia de los usuarios.




Una vez tuvimos a nuestra disposición los primeros Sony Ericsson basados en Android, la gama había sido renovada por completo. Y por tanto no había pistas algunas sobre retomar la denominación Walkman en esta nueva etapa de la telefonía, sin embargo…

Sony Ericsson W8


El primer dispositivo bajo la denominación Walkman era el W8, basado en el Sony Ericsson X8, el representante de la gama media de aquella época. Como todos aquellos smartphones de la época sus especificaciones aún no estaban del todo equilibradas.



Las pantallas tradicionales dieron paso a las pantallas táctiles, en términos de potencia hubo un gran salto respecto a lo que existía y en aspectos como el fotográfico se dieron algunos pequeños pasos hacia atrás. Eran los primeros pasos de la plataforma y eso se nota con la perspectiva del tiempo.

Nos libramos por fin de la obligación de usar las poco asequibles Memory Stick, dando paso a la estandarizada y más asequible micro SD. Sobre la toma de auriculares, el jack de audio llegó para quedarse, al menos durante una buena temporada.



Sony Ericsson Live with Walkman


Tras el primer smartphone de Sony Ericsson que usó la denominación Walkman llegó la verdadera y hasta ahora única apuesta. Un dispositivo pensado por y para el disfrute de nuestra música, ostentando detalles que denotaban su vertiente más musical.



A pesar de su pequeño tamaño, especialmente si lo comparamos con los estándares actuales, este Sony Ericsson contaba con altavoces estéreo. Controles dedicados para el acceso a la aplicación Walkman y venían acompañados de unos auriculares que gozaban de muy buena calidad.

La memoria podía llegar hasta los 32GB de almacenamiento, gracias al uso de tarjetas microSD. Un teléfono que pasó un tanto desapercibido y de momento sigue siendo el último representante de Walkman. Una denominación que ahora permanece lejos de los smartphones, aunque Sony sigue fabricando reproductores Hi-Res que están basados en Android.




La entrada El Walkman de Sony cumple 40 años, repasamos los teléfonos más míticos aparece primero en El Androide Libre.




Continúar leyendo...