Noticia “Unbreakable Kimmy Schmidt” y su hilarante tercera temporada




Disfrutamos de la tercera temporada de "Unbreakable Kimmy Shmidt", la serie de comedia de Netflix creada por Robert Carlock y la gran Tina Fey, y te contamos qué nos ha parecido: sin spoilers.


Esta comedia creada por Robert Carlock y la gran Tina Fey estrenó mucho antes de lo esperado (para gusto de sus seguidores) su tercera entrega. Luego de una primera temporada gloriosa y una segunda mucho más divertida, esta tercera, aunque hilarante y fresca, con su peculiar sentido del humor, parece no capitalizar del todo el momento en el que se encuentra.

En estos 13 nuevos episodios de Unbreakable Kimmy Schmidt seguimos la historia de nuestra protagonista, Kimmy, y su incursión a la vida adulta y libre, luego de pasar 15 años encerrada en un búnker por Richard Wayne (interpretado por Jon Hamm) un líder religioso sin escrúpulos y sin vergüenza (aunque con mucho encanto).




Durante la tercera temporada Kimmy termina su primera etapa en la escuela y se propone ir a la universidad. Su búsqueda de vocación y sus altas y bajas como universitaria son muy divertidas. Por su parte, Titus regresa (sospechosamente antes) del crucero al que se fue al terminar la segunda temporada y da un gran paso en su vida como "adulto maduro y responsable".


Unbreakable Kimmy Schmidt

La realidad es que la serie mantiene su humor, su ritmo preciso de drama y comedia, sus bromas ácidas y su crítica profunda, así como sus diálogos inteligentísimos que a veces requieren repasarlos para agarrar el humor absurdo y desternillante del que están impregnados los capítulos. Sin embargo, algo pasa con esta tercera temporada que no parece tan fluida como las anteriores, tal vez sean los muchos arcos que intenta narrar: los de Titus, los de Jacqueline, los de Lilian y los de la misma Kimmy, en los que por momentos no se le da la importancia que merece a puntos clave de su historia.

Eso sí: sólo diversión




Aunque tenga ese pequeño "pero" los fans de la serie no se sentirán decepcionados. Los personajes ya están muy elaborados y los acompañaremos en un montón de situaciones absurdas y llenas de humor. Durante toda la temporada encontraremos estrellas invitadas, personajes estúpidos (y divertidísimos) sin ninguna razón de ser; además muchas reflexiones profundas, y, aunque estas no nos lo parezcan de primera impresión, lo son.


Muchas canciones (cortesía de Titus) se unen al loquísimo soundtrack de la serie. Sueños, flashbacks y premoniciones son otros de los recursos que nos harán estallar de risa. Otros nuevos temas a los que le entra esta ácida comedia son, obviamente, la política estadounidense, la cultura millennial, el racismo, el feminismo como discurso discriminatorio y de moda (una crítica maravillosa). En fin, un abanico impresionante de temas que se desarrollan mientras nos conmovemos y reímos hasta las lágrimas.


Unbreakable Kimmy Schmidt

Titus, como siempre, sigue como la estrella de la serie. Este personaje único y uno de los mejores que la comedia haya dado. Ellie Kemper, la actriz que interpreta a Kimmy sigue con su mismo encanto y sus caras graciosas. Uno de los mejores arcos es el de Lilian (Carol Kane) y su lucha "contra el progreso": para morirse de risa. Así mismo el de Jacqueline (Jane Krakowki) y sus diálogos frente a los monumentos de los personajes más viles de la historia para los pueblos originarios de ese país. En una sola palabra: geniales.

Así pues, con todo y ese freno que de pronto se siente en la tercera temporada de Unbreakable Kimmy Schmidt esta es una entrega que vale la pena de cabo a rabo. Aunque, cabe decirlo, esta serie no es para cualquier público, se debe comulgar con su humor absurdo y sus más alocadas escenas de otro modo se corre el riesgo de no disfrutarla.

Esta es una opción más entre las muchas series actuales que vale la pena ver. Por su parte, Netflix demuestra que sobre comedia también sabe dar buenos títulos: otro es Master of None, genial serie de autor a cargo del comediante Aziz Ansari, aunque, eso sí, de un humor muy distinto al de Unbreakable Kimmy Schmidt.

Continúar leyendo...